VIDEO DE LA SEMANA

jueves, 29 de octubre de 2015

La panadería del terror


Brazos y piernas en aparente estado de descomposición cuelgan de ganchos oxidados y decenas de rostros deformes observan desde las alturas a los visitantes de una curiosa panadería en Ratchaburi, al oeste de Bangkok.

Los restos humanos, todos creados con la misma receta que una barra de pan y cuyos ingredientes básicos son agua y harina, fueron esculpidos uno a uno por Kittiwat Unarrom, un artista tailandés que decidió romper moldes.

Para emular la sangre, dientes, ojos y algún colgajo, Unarrom añade ingredientes como chocolate con tinta de diferentes colores, uvas pasas, maní o merey. Mientras que para reproducir hasta el más mínimo detalle, el joven estudió con ahínco libros de anatomía y visitó con frecuencia el museo de medicina forense, al mismo tiempo que mejoraba el sabor de sus creaciones.

Sus esculturas comestibles han sido expuestas en varios recintos de Bangkok, y ha recibido invitaciones de galerías en el extranjero.



No hay comentarios: